31 de octubre de 2016

ESPECIAL HALLOWEEN: Ya no hay luz

¡Halloween ha llegado por fin!
Muchos blogs han estado haciendo entradas especiales sobre esta fiesta tan tenebrosa, incluso yo, en colaboración con el blog La Biblioteca Prohibida y con motivo de la iniciativa ¿Real? Real, he hecho un tag especial para ir preparándonos para la llegada de esta celebración (CLICK AQUÍ).

Pero... yo quería traeros algo especial este Halloween y esta es una idea que me lleva rondando la cabeza bastante tiempo, así que he decidido compartirla con vosotros. Y esto es... ¡Un relato con motivo de Halloween! Es el primer relato que voy a compartir con vosotros y creo que es ideal para estas fechas, así que ¡aquí lo tenéis!




Me desperté sudando y con la respiración entrecortada. Notaba que me faltaba el aire, pero cuanto más intentaba respirar, más ahogada me sentía. La luz de la lamparita que siempre dejaba encendida por las noches estaba apagada, por lo que la oscuridad me invadía y se metía dentro de mí, corriendo por mis venas como sangre sólida. Tenía una buena razón para temer la oscuridad. 


Lágrimas que parecían tener vida propia empezaron a caer de mis ojos negros, ahora rodeados por un rojo intenso. Intenté tranquilizarme mientras hacía un esfuerzo para que las señales que mandaba mi cerebro llegaran a mis piernas y las hiciera moverse en busca de mi salvación. Pero no podía. Estaba paralizada. La única parte de mi cuerpo que parecía ser capaz de moverse era mi pecho, que subía y bajaba con una fuerza sobrehumana mientras inspiraba y espiraba en un intento por conseguir llenar mis pulmones del oxígeno que tanto ansiaban.

Por fin, mis piernas me hicieron caso y buscaron a tientas el suelo al lado de mi cama. A oscuras y temblando, me moví gateando hacia la pared al lado de la puerta, donde se encontraba el interruptor de la luz, lo único que en estos momentos podría salvarme de lo que se avecinaba. Tanteé con los dedos llenos de imprecisión que el llanto y la desesperación me provocaban. Aliviada en parte, lo encontré y lo pulsé con todas mis fuerzas una y otra vez, pero la luz no llegó. Empecé a susurrar entre sollozos, para luego continuar chillando "¡Luz! ¡Luz!".

Con la cabeza más pesada que nunca y el latido de mi corazón golpeándome las sienes, desplacé mis aterrorizadas manos hacia la derecha, buscando a ciegas el picaporte de la puerta que me dejaría escapar. Mis dedos subieron y bajaron por la superficie de madera, se movieron de izquierda a derecha, sin encontrar lo que andaban buscando desesperadamente.  En mi intento de huir de allí, una voz dentro de mí susurró melosa y aterradora: "La única luz que vas a encontrar es la del infierno cuando estés ardiendo, estúpida". 
Ya estaba allí. 
No tenía escapatoria.


Chillé y aullé, pedí auxilio a unos padres que dormían plácidamente al final del pasillo, sin saber lo que estaba ocurriendo en lo que ellos llamaban hogar. Golpeé la puerta con los puños cerrados, con los pies y, después, con las palmas abiertas hasta que no pude más. Pero incluso así, seguí aporreando la puerta porque era lo único que podía hacer. 

Seguí golpeando la puerta mientras mis rodillas dejaron de sostener el peso de mi cuerpo y caí al suelo sobre unos pies que no volvería a usar.
Seguí golpeándola cuando unas manos de largos dedos me agarraron del cuello y tiraron con la fuerza de un gigante.
Intenté seguir golpeándola cuando ya estaba muy lejos de ella, y por más que gritaba, ningún sonido se escuchó. 
Las manos alrededor de mi cuello aumentaron su fuerza y lo único que oía era un fuerte pitido en ambos oídos.
No veía nada. No sentía nada.
Y ni siquiera me di cuenta cuando mis oídos dejaron de pitar.

9 comentarios:

  1. Es muy bueno, me ha gustado muchísimo.
    He sentido angustia y mucho agobio al leerlo.
    Feliz Halloween ^^

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!
    Buen relato, muy inquietante ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Hola mi nombre es Carlos Bexlier y vengo del blog LaslecturasdeMagnusBane,acabo de iniciar mi blog este año y me gustaría que nos siguiéramos ya que me ayudaría bastante ¿Qué dices? Ya te sigo te mando un caluroso saludo y te dejo el link de mi blog
    http://laslecturasdemagnusbane.blogspot.mx/2016/10/resena-entre-el-demonio-y-el-profundo.html

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Cari!
    Realmente hiciste que sintiera miedo con esta historia, yo a veces sueño cosas así y no, no, no, qué miedo. Jeje pero, bueno, a pesar del miedo, la historia me gustó mucho ^^
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola nena!
    Qué sorpresita me he llevado!!
    Me encanta que te hayas animado a compartirlo con nosotros, esto también nos ayuda a conocerte mas jeje
    Tengo que decir que no soy mucho de relatos y menos de terror/suspense (aunque mi ultima lectura fue eso) y cada vez me gusta más... Me ha parecido genial la verdad, has creado tensión y ansiedad y eso es impresionante!!
    Un besazo guapa y sigue así ^^

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Cari! Guau, me has dejado sin palabras y eso que no me gustan nada los relatos, aún asi lo he leído jajaja. Me ha gustado muchísimo. Un beso preciosa, nos leemos! :)

    ResponderEliminar
  7. Muy buen relato, me gusta tu estilo. Suena al testimonio de alguien a quien han encerrado en una habitación acolchada con una camisa de fuerza. Buen trabajo.
    ¡Un abrazo! :)

    ResponderEliminar
  8. Hola!!
    Bastante divertida xD (jaja sorry todo lo de terror me da risa, soy algo rara xD)

    ResponderEliminar
  9. ¡Hooola! Me tardé en pasarme, pero no pude evitar entrar a leer tu relato, muy interesante la propuesta que tuvieron
    Sinceramente, está tan bien escrito que me entró un poco de miedillo. Espero algún día poder seguir leyendo alguno de estos, que en serio, se te da genial ♥
    Un besote

    ResponderEliminar

Si vas a comentar, ¡muchísimas gracias! Tus comentarios siempre son bien recibidos mientras sean respetuosos ^^